jueves, 30 de junio de 2011

Preso de Amor



"touch..." por Eternal Sunshine


Ninguno de los dos se había parado a pensarlo con detenimiento.
Él se sentía incómodo, torpe; decidió que no tenía por qué ocultárselo, así que se lo dijo, como confesándose, aunque ella ya lo había deducido sin ninguna dificultad. Sin explicarse por qué, la situación le resultaba novedosa y todas las perspectivas de éxito que le acompañaban minutos atrás se habían evaporado por completo. Era obvio que nada iba a funcionar, ya se lo había comentado a su propia imagen en el espejo del baño.
Aún sin ganas, derrotado, se lío la manta a la cabeza y trató de vencer su miedo recién estrenado demostrándose a sí mismo que podía, sin más.
Desde el principio los besos resultaban vacíos, y así se los devolvió: si era lo que ella buscaba, sería lo que ella tendría; eso no le preocupó especialmente porque podría automatizar ese estúpido movimiento de lengua, sólo lo repetiría mecánicamente, una y otra vez.
Pronto se daría cuenta del error que cometía restando importancia a sus propios deseos.
Las caricias fueron lo primero en sacarle de quicio. Él buscaba un contacto cálido y sensual, pero por mucho que ella se esforzara en ocultarlo no pudo evitar reaccionar ante las cosquillas. El empleo sobre la cara interior de sus muslos no fue más productivo. Había perdido el contacto con todo lo que le resultaba atractivo de ella y, avergonzado, le incitó a girarse para no verle la cara.
Ya no tenía más cartas que mostrar, y cuando apartó el pelo de su cuello halló un último recurso. Al levantarle la camiseta quedó ante su espalda desnuda; hubiera preferido disfrutar de esa visión, pero se sentía presionado. Recordó su frustrado intento con las caricias, así que utilizó sus manos para cogerla con seguridad mientras recorría su costado, ahora con besos, ahora con leves mordiscos. En su recorrido descendiente sólo percibió que a ella se le ponía la carne de gallina; no buscaba provocar un escalofrío y al llegar a su trasero se vio al borde de un precipicio de ridículo absoluto. Así que lo pensó un segundo y, mientras apretaba las mandíbulas con el cuidado justo para no hacerla daño, concluyó que sólo se daba de margen hasta volver al cuello. No pudo evitar desandar el camino con más rapidez que a la ida. Cuando se quedase a solas lamentaría no ser capaz de recordar el olor de su piel desnuda. Sólo iba a recordar frío.
Aún no había sentido la paletilla contra su nariz cuando escuchó, al fin, una respiración entrecortada que podría ser parte de lo que estaba buscando. Su ausencia de fe era tal, que tuvo que asegurarse de que su imaginación no le estaba causando una falsa impresión: deslizó una mano con pavor, prefiriendo provocar dolor antes que al más mínimo atisbo de risa, en busca de una prueba de lubricidad. Ante el resultado positivo quedó francamente aliviado.
Ella asumió entonces como suya la responsabilidad de tomar la iniciativa, y él trató de dejarse llevar, fingiendo la reacción que supuso ella esperaba, echando de menos el contenido de un beso apasionado, insensible más allá de actos reflejos, pretendiendo comportarse como un hombre.
Recordó las malditas cosquillas, recordó que no lo deseaba (no así), que no tenía nada que ocultarle, y antes de darse cuenta estaba de nuevo al borde del precipicio; pero ahora arriesgaba en contra de sus posibilidades y decidió retirar la apuesta.
Ella también pareció aliviada de una carga que no le correspondía.
Tras pocas explicaciones, innecesarias para ambos, se quedaron hablando como un par de amigos. Se hallaron a gusto compartiendo sábana, y dejaron de lado su literal desnudez para dar paso a otra más íntima. Inconscientemente, él la acariciaba sólo cuando era su turno al hablar, pero al escuchar no hacía ninguna otra cosa salvo prestarle toda su atención. Ella no se dio cuenta de cosas como esta, pero disfrutó de cómo él le hacía sentirse, y no puso objeción a dejarse descubrir.
Después de todo, encontrarse cómodos el uno al lado del otro era tan fácil como dejarse encontrar, y la cama no daba muchas posibilidades de esconderse.
Se despidieron sin mucha convicción, torpes de nuevo y por última vez.
“Una espera otra cosa del bis a bis con un violador”- pensó ella mientras el funcionario de prisiones le extendía un formulario. Si iban a preguntarle por su nivel de satisfacción, tenía clara la respuesta.


Safe Creative #1106309570769

jueves, 23 de junio de 2011

El Robo de Sus Sueños

"Caught in the Act" por *saxon*


Obviamente nadie iba a sospechar de alguien de éxito como él, alguien que aparentemente lo había conseguido todo en la vida, que poseía todo lo que un hombre podía tener. Además, el hecho de que su víctima fuera su amigo de toda la vida, no sólo apartaría las sospechas que podrían acusarle, sino que le facilitaría las cosas.

Lo importante era el tiempo.

Llamó a la puerta como lo había hecho innumerables veces a lo largo de los años. La familiaridad del acontecimiento hizo que pudiera pasear a sus anchas por la casa de su anfitrión mientras este, sin necesidad de apremio, hacía lo que fuera menester antes de que ambos se sentaran a compartir un trago.

Era crítico dar con el momento exacto, el margen de error era insignificante.

La conversación fue por los derroteros habituales, y la confesión de su envidia quedo camuflada tras la apariencia de un halago de cortesía. Se aprovechó de la camaradería entre ambos para añadir siempre una penúltima a la colección de escoceses con hielo. Cuando la botella acabó, iban ya pidiendo cama.

No miró el reloj, nada podía distraerlo.

Le ayudó a recoger y se despidió cuando su amigo estaba en el baño, sabiendo que era innecesario el tradicional acompañamiento a la puerta. Simuló cerrar la puerta y se escondió bajo su cama. Esperó a que acostara y se empeñó a fondo en sincronizar su letargo.

-¡Siga a ese sueño!- ordenó nada más caer en un profundo estado de inconsciencia.


Safe Creative #1106239529141

miércoles, 22 de junio de 2011

La Partida


"Las cartas sobre la mesa-Cards on the table" por GViciano


Desde que llegaron a la residencia no habían podido jugar una partida igualada porque el Negro, con tanto amuleto como se pone al cuello, no deja de ser un cenizo. Así que le engañaron con la medicación, como cuando iban a pasar un fin de semana a Menorca. El Manitas se ofreció para completar la mesa.

El más coqueto de ellos, que en esa mano era postre, había conseguido centrarse en la partida en lugar de mirar las piernas de las enfermeras. Su compañero, el de la gorra, decía de él que había embaucado a más de una, pero todos le tomaban por loco.
- Todas al juego – dijo éste con la visera hacia atrás, teniendo la una y tras haber cortado su compañero.

El más viejo de todos, oteando a su alrededor para comprobar que nadie le privaría de su placer, sacó un prohibidísimo farias de entre el calcetín y, después de encenderlo con la ayuda de su nueva pareja, mostró el mus negro.
-Me encanta que los planes salgan bien- dijo, y McGyver se levantó de la mesa para pedir otro pacharán, sintiéndose miembro del equipo.


Safe Creative #1106229521360

martes, 21 de junio de 2011

Interpretaciones

"Moses" por Jason McKim's Old Account


Algunos historiadores han coincidido en que la primera gran crisis económica ocurrió en Egipto, en algún punto entre el 1550 y el 1500 a.C., bajo el nombre de “Las Diez Plagas”.

Según parece, su efecto se vio amplificado por la primera crisis del ladrillo, que paralizó la construcción de las pirámides. Ambas desencadenaron una situación por la que miles de judíos se vieron de patitas en la calle y, ante la incapacidad del gobierno del faraón para aportar soluciones, no les quedó más remedio que salir a buscarse la vida.

Las negociaciones que tuvieron lugar entre el líder sindical y la patronal, en el Monte Sinaí, dieron lugar a un decálogo de medidas que tardaron muchos años en provocar efecto alguno.

Mientras tanto, el pueblo, unido e indignado, acampaba en el mismo desierto en el que se reunía para celebrar la llegada de cada nuevo año.

Aún esperan la llegada del Mesías.


Safe Creative #1106219513238

lunes, 20 de junio de 2011

domingo, 19 de junio de 2011

Mala Idea


"Paris, 5e arrondissement" por mainblanche


No entiendo que hace toda esta gente, pasando la tarde del sábado metida en un centro comercial.
Siento que he desperdiciado mi vida buscando un sitio para aparcar y hace tiempo que he perdido la paciencia cuando de repente parece que una familia vuelve al coche. -¡Sí!, ¡se van!- pero verás cómo es tetrapléjico o algo...


Safe Creative #1106199499577

domingo, 12 de junio de 2011

Felicidad Es...

"In Honor Of Kathy's Birthday" por Cayusa


Después de que le hicieran la pregunta se sintió bastante abrumado, así que, en lugar de cagarse encima, como solía hacer,cogió la antorcha que algún enterado había colocado a su alcance, encima de aquella cosa dorada llena de nubes pringosas, y viendo que encima el personal se estaba riendo de él, prendió todas las telas que quedaban al alcance de su pequeña mano.

Cuando llegaron los coches con las luces de colores vio que su padre le hablaba: “No entendiste la pregunta ¿verdad?”. Tenía motivos para estar orgulloso del zagal, pero hay que tener cuidado con lo que se desea con un añazo.


Safe Creative #1106139454376


(Hoy es el primer cumpleaños de"en mal estado", como pasa el tiempo!!)

Una Tarde Diferente

"Sara dormida 2" por Heart Industry


A simple vista parecía que llevase todo un día trabajando, aunque en realidad había sido una noche larga para ella.

Le gusta ir a dormir la siesta a su casa, y hace mucho que ha dejado de disimularlo tras la excusa de ver una película. Disfruta de todo el ritual: la inútil selección del contenido televisivo a ignorar, la supresión de los cojines oportunos previa a la apertura del sofá, la eliminación de los incómodos vaqueros, el recogido del pelo en una coleta y la correcta ubicación de la manta; todo eso antes siquiera de tumbarse.

Él la explica que aún tiene cosas que hacer, haciéndose el tonto cuando ella pone mala cara. Simula incomprensión ante esa reacción, pero sabe que para ella pierde valor si no le toca la barriga, si no le pone la pierna encima y le pregunta si le molesta, si no le toca con los pies congelados o no le deja sin manta.

Apenas se tumba y cierra los ojos, él sabe que no tiene otra cosa que hacer que mirarla mientras duerme, lleva deseándolo desde que la conoce pero nunca lo ha conseguido: unas veces está de espaldas a él, otras demasiado cerca como para dejarle ver, otras duerme sobre su regazo y solo percibe pelo, y la mayoría o hay demasiada oscuridad o un movimiento en falso supondría despertarla, perdiéndose la esencia de lo que busca.

Disfrutó de cada minuto, esperando pacientemente cada vez que ella se movía ocultándole la cara a que un nuevo movimiento le devolviera su particular espectáculo.

Cuando ella abriera un ojo, sabría que su tiempo había concluido.


Safe Creative #1106139454369

(Escrito para el juego "el corazón de un micro", en relación con el vendaval de micros 2011)

viernes, 10 de junio de 2011

The Rat Pack

Estoy seguro de que habéis visto esa foto en la que salen los tres en el Carnegie Hall, en New York. Se los ve felices, unidos: son hermanos que han compartido, no una madre, sino muchas.

Dino finge una mirada perdida y trata de distraerles bromeando acerca de unos unicornios que cruzan el escenario; este tipo de coñas siempre hacen reír a Sammy, que una vez más rompe en una sonora carcajada. Frank sonríe simulando atención, elegante, sabiéndose el sol que ilumina la estancia en ese momento en que Marilyn, que aparece viajando en la televisión que La Voz mira de reojo, se ha quedado en la cama esperando su llamada.

Cualquiera que los viera diría que esos cigarrillos son los mismos que encendieron a mediodía, y que son tan eternos como ellos.

Safe Creative #1106139454352


(Escrito usando las palabras: hermanos, unicornios, viajando, sol y mediodía. Para el juego: un pergamino lleno de historias)

miércoles, 8 de junio de 2011

Aprendiendo


"Exams around the corner" por bcostin


Si no hubiera llevado puestos los tapones, le habría oído apartar airado la silla al levantarse, o sus pasos cuando se acercaba.

Si no hubiera llevado puestos los tapones, habría sentido algo antes de notar una mano en la nuca y este dolor horrible en la nariz.

Si no hubiera llevado puestos los tapones, habría oído el zumbido del móvil la primera vez.

Si no hubiera llevado puestos los tapones, no estaría manchando con mi sangre los apuntes... ¡pero es que no puedo concentrarme con los ruidos de la biblioteca!.


Safe Creative #1106089416875